jueves, 14 de octubre de 2010

Puedo Errar?!

Quién no ha cometido un error que lance la primera piedra! Imposible que alguien jamas haya cometido un error. Todos ya cometimos errores alguna vez. Es parte de la vida errar, de hecho, errar es parte de nuestra formación. El error nos ayuda en la construcción del conocimiento. Somos quienes somos por nuestros errores. Nacemos, crecemos intelectualmente y físicamente. Tal vez no deberíamos tener miedo de cometer errores. Errar es algo completamente natural, necesario. A veces tenemos que quebrar la cara para aprender algo. En la mayoría de los casos, nuestros defectos son visibles a los ojos de los demás y no a los nuestros. Erramos y erramos de nuevo sin percibir y ni admitir nuestros errores y defectos, hasta que un día nos damos cuenta de lo mucho que nos está perjudicando y tratamos de cambiar, o no, en fin, es una cuestión de escoja.
Yo, como cualquier otro ser humano he cometido muchos errores. Algunos tontos, otros ni tanto, incluso puedo decir que hace casi un año cometí un gran error. Un error que costó mi felicidad. Sufrí mucho con mi falta de madurez en ese momento. Pasé mucho tiempo meditando y echándome la culpa de lo sucedido. Nunca me había sentido tan triste en toda mi vida. Hoy, si me preguntan si me arrepiento de algo yo respondería: "¡No!". ¿Por qué no? Bueno, pues mi mayor error fue lo que me hizo lo que soy ahora. En poco tiempo aprendí muchas cosas que la gente lleva años para aprender, madure tan rápidamente que me sorprendí conmigo misma. Hoy me siento orgullosa de mí, por lo que me volví y por que vi que si puedo mejorar como persona.
Me convertí en una persona más fuerte, más segura, menos impulsiva, más tranquila ... Tuve que pasar por todo este suplicio para crecer. No me arrepiento de nada de lo que hice, sólo lamento haber lastimado a alguien a quien quería mucho. Una de las cosas que aprendí es que el respeto es fundamental y definitivamente contar hasta diez y respirar profundamente cuando estás enojado, es mucho mejor que explotar y ofender a alguien que no merece. Si yo hubiese tenido hace un año atrás la madurez que ahora tengo, con seguridad mi reacción habría sido totalmente diferente y hoy el resultado habría sido otro, pero las cosas sucedieron como tenían que suceder.
Cambié, y gracias a Dios cambié para mejor, con mucho esfuerzo y dedicación. Todos podemos cambiar, pero para eso se requiere determinación y humildad para admitir que hay que hacer algo al respecto. Tenemos que aprender a sacar lecciones de las dificultades, de nuestros errores y si es posible de los errores de los otros también (esto es más difícil. jajaja...)!
Bueno, lo hecho, hecho está! Ahora es mirar hacia adelante, buscar mi felicidad y aprender con los errores que seguramente aún están por venir y hacer un buen uso de lo que aprendí.
¿Puedo errar?! No sólo puedo como debo!



2 comentarios:

  1. me veo reflejada en este texto, y errar es humano, pero de ellos aprendemos y nos hacemos mas fuerte, realmente me llego

    ResponderEliminar
  2. Qué maravilla que la perfección no exista. Si existiera no habría necesidad de nada. No habría movimiento, ni cambio. No habría vida.

    Sería aburridísimo! Me imagino: nada que hacer para Siempre, todo listo para Siempre.

    Pero claro, por suerte la perfección creo, es sólo una palabra inventada, o un sinónimo de Muerte, de Nada, un punto Cero. En cambio veo que la naturaleza entera, todo lo que existe/vive (incluídos humanos, perritos, moscas, peces, bacterias, células, árboles y galaxias) está en constante cambio, experimentando sus nuevos caminos, no están errando, están viviendo la gran aventura de vivir!.
    En nuestro proyecto Vida no queda más que experimentar si queremos vivirla.

    En la práctica nada se pudo haber hecho mejor de lo que se hizo, sólo después, quizás, se pueda hacer mejor.

    Siempre que me atormento pensando que pude haberlo hecho mejor me consuela este poema:

    Caminante, son tus huellas
    el camino y nada más;
    Caminante, no hay camino,
    se hace camino al andar.
    Al andar se hace el camino,
    y al volver la vista atrás
    se ve la senda que nunca
    se ha de volver a pisar.
    Caminante no hay camino
    sino estelas en la mar.

    Machado no pudo encontrar expresión más sabia!
    Me encantó tu blogg! Me he hecho tu fans!
    Silvia <3

    (Al publicar me pide una cuenta, no tengo ninguna y no sé si aparecerá mi comentario, chanso)

    ResponderEliminar