viernes, 24 de junio de 2011

El problema no está en la verdad y si en la manera que es dicha

Hasta que punto es permitido mentir? Qué sería de las personas si dejaran de mentir y empezaran a decir apenas la verdad? La mayor verdad de todas es que todos mienten! Seria demasiada hipocresía si dijera que no, pero en la mayor parte del tiempo se trata de la famosa “mentira piadosa”, aquella que no hace daño a nadie. Sea para escapar de una cita con aquel hombre aburrido, sea para agradar a una amiga, para no discutir con el marido…

Hoy leí sobre el periodista alemán Jürgen Schimieder que decidió no mentir por 40 días, sin importarse con lo que las personas iban a pensar, sin importarse con los sentimientos de los demás y sin importarse con las consecuencias que sus palabras podrían traer. Su experiencia nos lleva al cuestionamiento: La verdad es siempre esencial?
Según Jürgen, su actitud le trajo muchas consecuencias: sus compañeros de trabajo se alejaron de el, discutió con su mujer, perdió dinero y tuvo sus costillas quebradas por su mejor amigo.

Jürgen contó a la novia de su mejor amigo que el la estaba engañando. Su mejor amigo, después de haber perdido la novia le pegó un puñetazo en las costillas cuando supo que fue gracias a la sinceridad de su mejor amigo. En su trabajo muchas personas se ofendieron  y todavía no le hablan, pues les dijo que eran pésimos funcionarios y que deberían ser despedidos. Jürgen cuenta que se sintió un idiota casi todos los días de su proyecto y muy constreñido, pues tuvo que decir cosas que normalmente nadie jamás diría. Su experimento pasó por varias fases; sinceridad grosera, sinceridad gentil, fría y critica constructiva. Una de las lecciones que Jürgen aprendió es que hay varias maneras de ser sincero y que el problema no está en la verdad y si en la manera que es dicha.
Algunas veces la falta de sinceridad es una manera de tornar una convivencia posible, pues así evitamos situaciones embarazosas, evitamos también afectar el astral y la autoestima de alguien. Las personas quieren oír la verdad desde cuando sea positiva, pero ni siempre la verdad puede agradar y ese es uno de los muchos motivos por lo cual las personas mienten. La verdad ni siempre es bien aceptada por los demás, pero aun así la sinceridad es y siempre será benéfica, aunque duela o no, por eso mentir u omitir una opinión no ayuda en nada. Un vestido puede ser hermoso, pero queda horrible en el cuerpo de la persona que te está pidiendo una opinión. En esa situación es necesario tener tacto y no ocultar la verdad.
Jürgen dice que aprendió que ser sincero puede dejar las personas locas por un momento, pero que después les acaban gustando, pues saben que pueden confiar en el.
Los animales engañan, disfrazan. Como las alas de una mariposa que imitan ojos de un predador, así como muchos otros seres de la naturaleza  que tienen su manera de protegerse cuando se sienten amenazados, pero no mienten. Mentir es un acto humano. 
La mentira no deja de ser una enfermedad. Hay personas que son capaces de mentir todo el tiempo e inventan historias sobre uno mismo. Yo conocí alguien así y realmente es muy triste. Esa persona inventaba cosas que nadie creía por ser algo muy exagerado, pero ella creía en ese mundo imaginario que ella misma inventó por tener vergüenza de ser una chica de clase media baja. Era imposible creer en todo lo que ella decía y eso dificultaba mucho la relación con ella, pues nunca sabíamos cuando decía la verdad o no.  

La mentira tiene pierna corta. No importa cuanto tiempo tarde, pero siempre nos daremos de frente con la verdad y es incómodo para los dos lados; tanto para el engañado cuanto para el engañador. Y nada mejor que demonstrar eso con una historia; Hace años atrás le pedí a mi abuela que pusiera una carta en el correo para un concurso. Un mes después, cuando salió el resultado y vi que no había ganado quedé muy triste. Pasados dos días, mi abuela perdió su bolsa en una bomba de bencina y en el día siguiente una señora llamó a la casa diciendo que había encontrado la bolsa. Fuimos hasta su casa buscarla y cuando llegamos, mi abuela súper contenta, le preguntó como ella consiguió el número de teléfono. La señora muy educada y honesta dice que fue gracias a una carta que había dentro que contenía el numero de teléfono y la dirección. Por un momento quedé muy enojada, pues ella había dicho que la había enviado, pero después me di cuenta que si no fuese por la carta ella jamás hubiera recuperado la bolsa. Hoy me río de la situación, por la manera que descubrí la verdad. Si ella jamás hubiera perdido su bolsa, yo jamás hubiera sabido que ella me había mentido.
Entonces para que mentir? Qué beneficio trae la mentira? La mentira puede ayudarnos en aquel momento, pero y después? Mentimos por miedo de equivocarnos, de olvidar, por miedo de desagradar, de que nos reprochen, por miedo de no ser amado o comprendido, por miedo de perder. En un relacionamiento miéntese por no confiar en el amor del otro y tiene miedo que no acepte la verdad, pero si una pareja tiene libertad para expresarse, no será necesario mentir y fingir. Es esencial en una relación sentirse a gusto con la persona que se ama.  Si hay espacio suficiente para equivocarse, no cabrá la mentira. Es así en cualquier relación, entre amigos, entre familiares, parejas, compañeros de trabajo...

Para mi la sinceridad es algo esencial. Prefiero mil veces que me digan la verdad a que me mientan, pero confieso que muchas veces le tengo miedo a la verdad. No me gusta mentir, pues para mi mentir no solo es engañar a la persona a quien estás mintiendo como también es engañar a uno mismo, es exponerse a una situación embarazosa y complicada, y lo peor de todo, perder la confianza de alguien. Saber que las personas confían en ti es una de las cosas más fantásticas de la vida. Si yo dijera que jamás mentí o que nunca digo una “mentirita piadosa”, definitivamente estaría mintiendo, pero siempre opto por decir la verdad justamente por saber de las consecuencias que puede traerme una mentira, por saber que una pequeña mentira ahora puede ser una gran mentira mañana y que muchas veces, aunque inconscientemente, una mentira puede intervenir y perjudicar la vida de alguien. La verdad hay que saber decirla. No puedes simplemente escupir la verdad sin importarse con la persona a quien estas atingiendo. Una mentira, aunque muy bien dicha, siempre será descubierta, y una mentira, por más pequeña que sea, siempre será peor que la verdad dicha con tacto.
En el caso de Jürgen cuando dijo a la novia de su mejor amigo que el la engañaba, creo que ahí no cabe a el decir la verdad, pues está interviniendo en la vida de dos personas. Tampoco creo que tenga el derecho de rebajar alguien de esa manera diciendo a sus compañeros de trabajo que son pésimos y deberían ser despedidos. Seguramente el debe haber aprendido mucho con ese proyecto tan “sincero” y debe haber entendido que en algunos casos no es necesario decir la verdad de una manera tan sincera, pero si aconsejar. Sinceridad e indelicadeza jamás estarán en la misma sintonía.

Las palabras tienen un gran valor y poder. Deben ser usadas con precisión y cada uno debe aprender a administrarlas y utilizarlas con cuidado, pues tienen un gran impacto en nuestras vidas y en la vida de los demás. Una simple palabra puede generar un remolino incontrolable y una mentira puede propagarse con gran facilidad, así com el fuego, y causar grandes destrucciones. 
Y más una vez repito: El problema no está en la VERDAD y si en la manera que es dicha. 

"La mentira dura hasta que la verdad florece."
Refran español

1 comentario:

  1. Qué contenta se pone una cuando ve que la juventud se plantea cosas.
    Primero tengo que decir:
    Ay! qué difícil tema eso de La Verdad.
    Lo que podría decir es que La Verdad para mí es eso en lo que yo creo y es cierto que para defender eso en lo que yo creo debo hacerlo con respeto, es decir escuchar con unas orejas ASI TAN GRANDES lo que mi interlocutor dice, es el camino para yo llegar a la Verdad.
    Creo que la Verdad es como una fruta que madura con el tiempo. Ahora, por ejemplo, la Verdad para mí es eso que nos hace bien a todos y a TODO.
    Ahora me da pena no haber invertido tiempo en leer tu bogg, es MUY MUY interesante.

    Tia Silvia

    ResponderEliminar